Cinco Razones Porque las Iglesias Pequeñas no Crecen

KAROLINAESDEDIOSCinco Razones Porque las Iglesias Pequeñas no Crecen Enviado por Wilson Ordonez en Jueves, 3 Febrero 2011Sin comentarios.El Pastor Don Brock ha publicado en su blog un post en ingles sobre este tema muy importante pero a la misma vez un tema delicado. Les presentamos la traducción libre del mismo: Cinco razones porque las iglesias pequeñas no crecen 1. Conflictos no resueltos. Iglesias en conflicto no crecen. Nunca es facil enfrentarse a los conflictos, pero en una iglesia pequeña parece haber mucho más en juego. El perder una familia o un grupo de familias en una iglesia de tamaño medio, es desagradable. En una pequeña iglesia, sin embargo, la pérdida de una familia puede significar la mitad o más de la iglesia se van. Y así, en lugar de abordar los conflictos con eficacia, los líderes y la congregación en conjunto deciden ignorar el conflicto. Por supuesto, esto puede matar a la iglesia. 2. La falta de hospitalidad. Visitantes por primera vez, deciden si van a regresar a su congregación en los primeros 10 minutos de su visita - y algunos expertos sugieren que la decisión se hace dentro de los primeros tres minutos. De cualquier manera, usted nunca tendrá otra oportunidad para hacer una buena primera impresión, así que asegúrese de que sus huéspedes son bien recibidos. Recuerde que la hospitalidad inicia en el estacionamiento de su iglesia, no cuando un huésped entra al santuario. Por lo general vienen con expectativas muy bajas y una opinión aún más baja de las iglesias y sus miembros, así que cuando aparecen en su puerta ya empezamos en desventaja. Por lo tanto, si no hay una guardería higiénica y segura para sus hijos es poco probable ellos regresen. Si tienen que tratar de mantener a sus hijos mayores y a sus jóvenes “entretenidos” durante su servicio de adoración, ellos no regresaran, sobre todo porque pudieron adorar durante el culto o incluso no pudieron escuchar el mensaje, siendo que fueron continuamente distraidos por sus hijos. Y si se rompe alguna de las Reglas de Oro de las Relaciones Públicas - No me avergüenzes, no me ignores, no me abrumes, y no me confundas - no regresaran. Como aclaracion, todo lo que haces, desde su elección de los himnos que cantan hasta el contenido de su sermón todo está relacionado con la hospitalidad. Esta es la razón número uno por la cual los visitantes por primera vez no vuelven. 3. Interiormente Enfocados. Si bien es cierto para iglesias no crecientes de todos los tamaños, es especialmente difícil pasar por alto cuando una iglesia pequeña se preocupa más por responder a la pregunta “¿Qué de nosotros?” en lugar de “¿Cómo podemos ser el toque tangible de Jesús para nuestros vecinos?” Cuando “mantener el status quo” es mayor que ser fieles en eficacia, el crecimiento de la iglesia es imposible. Tenga en cuenta que esto no es estrictamente un problema de “estilo de adoración.” El enfoque generalmente impregna todas las decisiones de una iglesia pequeña que no crecer, desde donde el pastor pasa su tiempo hasta los eventos que se programan en el calendario. Por ejemplo: ¿ofrecemos servicio matutino para familias en Nochebuena para atraer a la comunidad? O regresamos a “Siempre hemos tenido un servicio de 7:00 p.m. con lectura biblica y villancicos con luces de las velas cada año.” ¿Qué de nosotros? De hecho, incluso ofrecer una alternativa (dos servicios) muchas veces es rechazado “¿Ustedes esperan que etemos aquí dos veces en la víspera de Navidad?” 4. Los líderes no apoyan el crecimiento. Algún día escribiremos un libro titulado “Clásico de libros de texto” En el vamos a incluir las prácticas y los resultados que son clásicos libros de texto. Por ejemplo: este es el escenario que se juega una, y otra. y otra vez en iglesias pequeñas. Un nuevo pastor llega, o un pastor establecido empieza a trabajar duro, y de pronto hay crecimiento. Hay gente nueva que viene y el promedio de asistencia comienza a crecer. Todo parece estar bien. Los nuevos miembros parecen ser bien aceptados por los miembros antiguos que parecen estarfelices que hay vida nueva. ¡Dentro de un par de meses la asistencia se ha duplicado! El pastor empieza a ser reconocido, el supervisor de distrito o regional lo llama para felicitar al pastor, y sueña con convertirse en un orador invitado a muchos eventos. Entonces, de repente, estalla un conflicto acerca de un asunto aparentemente trivial. En menos de tres semanas, la congregación está al nivel donde comenzó, al menos en lo que asistencia se refiere. Es algo de “libros de texto clásico.” Sucede así en más del 80 por ciento del tiempo en iglesias pequeñas . ¿Cuál es la causa? El liderazgo no estaba apoyando realmente el crecimiento. Claro, que apoyaron “solo de palabra” a lo que parecía el momento apropiado, pero cuando SUBCONSCIENTEMENTE se dieron cuenta de que podía quedar en minoría en una próxima reunión del comité, o que gente nueva los podrían re-emplazar en el comité, el resultado natural es tensiones. Tenga en cuenta que aún no he encontrado una situacion en una iglesia donde un líder intencionalmente comenzó una pelea con el fin de sabotear el crecimiento, sino casi sucede todas las veces. A menos que el liderazgo de la iglesia este realmente apoyando, el crecimiento sostenido no va a suceder. 5. La Iglesia se ha convertido en muertos vivientes. Si la historia nos ha enseñado algo, es que nada de lo que construimos permanece para siempre. La realidad es que las iglesias tienen un ciclo de vida. Las iglesias nacen, crecen, y mueren. Aun siendo el Apostol Pablo tan maravilloso, ni una sola iglesia que el estableció existe hoy en día. Claro, algunas iglesias nacen, envejecen, pero encontran una manera de renacer. Pero al final, aun estas iglesias quedaran en la historia. En realidad, hay muchas iglesias pequeñas que han muerto, pues han llegado al final de su ciclo de vida productivo y en el mejor de los casos, están “estado crítico”. Pero los pocos, los orgullosos, los tenaces siguen asistiendo a esa iglesia porque lo que siempre han hecho, y hacer otra cosa es impensable. Estas iglesias necesitan una de dos cosas. En algunos casos, los miembros restantes necesitan ayuda para poder ver la congregación debe disuelta antes de que se agotan todos los recursos que aun quedan, y dejar esos recursos para apoyar una nueva iglesia. Este es el legado más fiel que una iglesia pueden dejar. Por otro lado, algunas congregaciones están tan inmersos en auto-negación y en dolor que la opción de dejar un legado parece más bien como suicidarse. Estas iglesias necesitan un pastor que puede servir como su capellán de hospicio, alguien que su mejor tarea es simplemente estar allí y preparar a esa iglesia para la muerte. Para no terminar en una nota triste, hay muchos recursos disponibles para ayudar a pastores y líderes con el tema de crecer iglesias saludables. Nuestra iglesia a nivel internacional ha lanzado la Visión 2020 donde se hace enfasís a la capacitación de ministros, el discipulado y plantacion de nuevas iglesias. Aun si alguna iglesia local deja de existir, sabemos que tenemos la promesa de Cristo Jesus Mateo 16:18: “Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.” (RV 1960) Vía: Don Brock | traducción libre por VisionAhora.com